Baccarat

El baccarat es un juego de mesa de cartas que se encuentra entre los juegos más conocidos, apasionantes e intrigantes de cualquier casino online. Su ritmo es veloz y de mucha acción. Pese a lo rebuscado que pueda sonar su nombre, no se dejen intimidar: el baccarat es un juego accesible y para nada complejo que puede ser aprendido fácilmente. Sin ir más lejos, contiene muchas similitudes con las reglas del blackjack. Así que, si estás familiarizado con ese juego, entonces lo más probable es que no tengás dificultades en dominar el baccarat. Como todo juego de cartas, tiene su elemento azaroso, pero eso no debería desalentarte porque tu destreza también cuenta. Si esperás obtener ganancias en este juego, tenés que armarte de una estrategia sólida y comprender su dinámica. El baccarat tiene una serie de ventajas a tener en consideración:

 

  • Juego accesible y fácil de aprender
  • Reglas similares al blackjack
  • Ofrece buenas probabilidades de ganar

 

Cómo jugar al baccarat

El baccarat cuenta con una dinámica de juego similar a la del blackjack, ya que debés competir contra la banca y superarla en valor de cartas. La diferencia es que, en vez de sumar 21 puntos, hay que sumar 9. En todas las partidas se reparten cuatro cartas: dos para el jugador y dos para la banca. En caso de que el jugador sume 5 puntos con sus cartas, puede optar por sacar una tercera carta. Pero si suma 6 o 7 puntos, no se pueden repartir más cartas. Todas las cartas con figuras o con valor 10, no suman ningún punto. En cambio, los Ases y las cartas del 2 al 9 suman sus valores nominales. Para dar comienzo a la partida, se hace la ronda de apuestas. Cuando las apuestas son colocadas, el crupier reparte las 2 cartas. Una vez repartidas las cartas iniciales, quien más se aproxime a sumar 9 puntos gana la partida.

Estrategia del baccarat

Existen muchas estrategias aplicables a este juego, pero tenemos que advertir que ninguna resulta sumamente infalible. Sin embargo, entre las estrategias más populares entre los jugadores experimentados se encuentra el no apostar al empate. Pero ¿qué significa el empate? Para empezar, existen tres tipos de apuestas en el juego: la primera es sobre la mano del jugador, la segunda sobre la mano de la banca, y la tercera recae sobre el empate. A primera vista, apostar al empate luce muy tentador (ya que si ganamos, la banca pagaría 8 a 1 por nuestra apuesta). No obstante, al mismo tiempo el jugador tiene una probabilidad muy baja de ganar, ya que el casino tiene un porcentaje del 14% a su favor. En ese sentido, la clave del éxito del baccarat reside en jugar con racionalidad.

Las posibilidades de ganar en el baccarat

Una de las razones por las cuales el baccarat se encuentra entre los juegos más populares de cartas es por la baja ventaja que suele tener la banca. De todas formas, es importante que el jugador recuerde en todo momento que el baccarat es un juego con mucha predominancia del azar. Sin embargo, si jugás al baccarat de forma online, la ventaja que tiene la banca suele ser del 1,5% (una probabilidad razonablemente pequeña). Si deseás mejorar tus chances de ganar en este juego, es importante que te pongas un objetivo. También es crucial fijar un límite respecto a la plata que pretendas conseguir y apostar lo mínimo posible. Recordá que pueden tocar buenas rachas, pero también pueden tocar malas rachas. También es importante que vayas probando suerte en distintos casinos online para sacarle jugo a las ventajas que ofrecen y mejorar las posibilidades de ganar.

Glosario: conocé la jerga del baccarat

Una de las claves para dominar cualquier juego consiste en conocer su dinámica y su vocabulario. Para ello, es importante que te sepas algunas palabras que son clave para tener una mejor comprensión del juego. Conocer este glosario te dará más chances de ganar. Para empezar, es fundamental que sepas la diferencia entre las apuestas del ”jugador” y las del ”banquero”. Son apenas términos ilustrativos, que no tienen nada que ver con los jugadores reales ni con el crupier quién reparte las cartas. La diferencia crucial que existe entre ambas apuestas es que la del ”banquero” ofrece un pago mucho mayor que la apuesta de ”jugador”. Como ya hemos mencionado, el objetivo del juego es sumar un valor aproximado de 9 puntos. Si el jugador obtiene una suma exacta de 9 puntos con sus cartas, es lo que se llama ”gran natural” (que en la comparación sería como obtener un blackjack). En este caso, ese jugador gana automáticamente la partida. En cambio, si el jugador obtiene 8 puntos, es lo que se considera ”la petit natural”. Y esta es la segunda mejor mano que se puede conseguir en el baccarat.

Variaciones del baccarat

Existen tres versiones del juego del baccarat: el punto banco, el chermin de fer y el baccarat banque. Punto banco es la variante más conocida y más jugada de todos los casinos. Las reglas de esta variante son las que ya hemos explicado en párrafos anteriores. Chermin de fer, en cambio, es una modalidad de juego que involucra mucho más a los jugadores, ya que entre ellos mezclan y reparten las cartas. Así, los jugadores se alternan el rol de la banca en cada partida en sentido contrario a las agujas de un reloj. Por último, está el baccarat banque que es muy similar a la modalidad Chermin de Fer. La diferencia sustancial con esta otra modalidad radica en el rol de la banca. Quien asuma este rol, será la banca hasta que se repartan todas las cartas del mazo.

Todo lo que necesitás saber para jugar al baccarat

Como ya hemos mencionado, el baccarat es un juego fuertemente anclado en la suerte y el azar. Sin embargo, existen algunos tips y consejos que podés aplicar en tu próximo juego. Si bien estos trucos no son siempre sinónimo de éxito, probablemente te ofrezcan mejores probabilidades de ganar. Para empezar, si vas a hacer una apuesta, nunca apuestes por el ”empate”. Aunque su recompensa resulte tentadora, se trata de un tipo de apuesta de alto porcentaje a favor de la banca. Segundo, es muy importante que te pongas un límite establecido respecto a lo que estés dispuesto a apostar. Como ya hemos dicho, en el baccarat el azar toma predominancia, así que si tuviste una seguidilla de malas rachas, abandoná la partida y jugá de forma responsable. Y la tercera y no menos importante recomendación (y perdón si pecamos de redundantes) es no olvidar que es un juego de azar. Por más estrategias que quieras emplear, partida a partida esas estrategias pueden no servir de nada. Así que, divertite y no olvides que es solo un juego.