Martingala

La martingala es una estrategia de apuestas utilizada usualmente en la ruleta del casino. No obstante, este sistema de juego también puede aplicarse para invertir en bolsa y para realizar apuestas deportivas. En el caso de la ruleta, podemos decir de forma resumida que la estrategia martingala sostiene que si realizás la misma apuesta constantemente doblando la cantidad apostada en cada tirada, siempre acabarás obteniendo más beneficios que pérdidas. Sin embargo, este sistema de apuesta está pensado únicamente para aquellos casos en los que hay un 50% de probabilidades de éxito. Este es el caso, por ejemplo, de las apuestas a rojo o negro de la ruleta. Eso sí, recordá que la ruleta es un juego influido al 100% por el azar, aunque haya muchos jugadores que confíen en la martingala como una estrategia de juego confiable.

¿Cómo utilizar la estrategia de martingala?

En primer lugar, antes de utilizar este método verificá que el casino en el que jugás a la ruleta cuenta con las licencias y certificaciones necesarias aprobadas por las autoridades del juego. De este modo, te asegurás de que los algoritmos utilizados por los desarrolladores de los juegos no conceden ninguna ventaja al casino. Tras haber hecho esta comprobación, escogé entre la ruleta europea, americana o francesa para empezar a jugar. Apostá a alguna de la siguientes opciones: rojo/negro, par/impar o 1/18-19/36. Aunque la variedad de apuestas de la ruleta es más amplia, la estrategia martingala solo es aplicable cuando existe un 50% de probabilidades de acierto, como es el caso de las opciones indicadas. Si ganás a la primera, escogé de nuevo entre las opciones indicadas anteriormente y jugá con la cantidad inicial. Si, por el contrario, perdés tendrás que apostar de nuevo a la misma opción doblando la cantidad inicial, y así sucesivamente. La estrategia martingala sostiene que, en algún momento, la balanza se inclinará a tu favor. Y ese será el momento en el que la ganancia de la apuesta superará tus pérdidas.

Variantes de la martingala

La estrategia que propone la martingala es bastante sencilla, y no se requieren especiales conocimientos técnicos ni matemáticos. Debido a su sencillez y a que muchos jugadores consideran que este método realmente ofrece muy buenos resultados, han surgido algunas variantes del método clásico. La estrategia ”Gran Martingala” es una variante en la que se corre más riesgos, ya que en vez de apostar el doble de la cantidad de la anterior apuesta, aquí tenés que triplicarla. Por tanto, tu presupuesto puede consumirse más rápido aunque, por el contrario, también podés obtener muchos más ingresos que con la estrategia tradicional. Otra alternativa es la ”Martingala a la inversa”, la cual, tal y como su propio nombre indica, consiste en aplicar las reglas de la estrategia clásica al revés. De esta forma, tenés que apostar el doble cada vez que ganás y volver a la cantidad apostada inicialmente cuando perdés. En ambos métodos, salvo las variaciones indicadas, el resto de la estrategia sigue el patrón de la inicial, habiendo que apostar solamente a las opciones que ofrecen un 50% de probabilidades de éxito. Es decir, rojo/negro, par/impar o 1/18-19/36.

¿Es la martingala una estrategia segura?

Lo primero que debés tener en consideración cuando jugás a la ruleta es que este es un juego de azar. Por tanto, no existe ninguna estrategia que asegure ganar dinero. Aunque muchos jugadores defienden la confiabilidad de esta estrategia, existen una serie de factores en el juego de la ruleta que impiden que se pueda desarrollar una estrategia 100% segura. Está demostrado matemáticamente que las series largas existen, por lo que podés pasarte varios turnos doblando tu apuesta sin obtener ningún beneficio a cambio. Por otro lado, y dependiendo de la capacidad económica personal, cada jugador cuenta con un presupuesto limitado. Este factor, unido a una serie larga es una combinación fatal, especialmente si este presupuesto es bajo desde el inicio. Otro factor a tener en consideración es el límite de apuesta establecido por el casino. En todos los casinos tenés una cantidad mínima y máxima de apuesta en la ruleta, lo que significa que en algún momento el casino no te va a permitir doblar la apuesta anterior.

Otras curiosidades acerca de la martingala

Los casinos aceptan la estrategia martingala para apostar al no estar demostrado que sea un método de ganancia segura. De hecho, esta estrategia tiene un vacío porque, en el hipotético caso de que salga el cero verde tras haber duplicado tu apuesta de forma continuada, perderás mucho dinero. El término martingala o martingale, como se le conoce en los países anglosajones, proviene del nombre de su creador, el propietario de casinos John Henry Martingale. Este empresario de casino afincado en Londres animaba a sus clientes a seguir una estrategia de apuesta. Lo que buscaba era que los jugadores perdieran dinero, y creía que alentar a tener un plan de juego era la mejor manera de conseguirlo. Sin embargo, un jugador llamado Charles Wells reventó la banca del casino de Montecarlo en el año 1891 utilizando la martingala. Este jugador apostó 4000 francos (unos 27.000 pesos) y ganó un millón de francos (cerca de 68 millones de pesos) en tan solo unos días. Por tanto, si se sabe cómo aplicar, la martingala es una buena estrategia a tener en consideración cuando se juega en un casino online.